Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

Hipersexualidad

  • sexo obligado

    Él y sus tres colegas se acostaron con la misma chica en una noche

    Francisco de Badajoz y sus amigos han pasado una noche muy entretenida con una amiga de su pueblo que es hipersexual.

    Primero realizaron el juego de la camilla: ella se puso debajo de una mesa y por sus caras ellos debían adivinar a quién se la estaba comiendo.

    La cosa pasó por un bukake y acabó con los tres penetrándola a la vez.

  • Hipersexualidad

    Tanto él como su novia son adictos al sexo, y les esta condicionando su vida

    Miguel de Cádiz es adicto al sexo y su novia también. Lejos de ser unos afortunados, este problema les está condicionando su vida.

    Han llegado a echar once polvos en un solo día, con las consecuencias en sus partes íntimas que conlleva.

    Lo que Miguel teme es que llegue el momento en que su relación se base solamente en el sexo, que es en lo único que piensa en todo el día.

  • sexo en pareja

    Aitor puede echar hasta tres polvos sin parar

    Aitor de Zaragoza está preocupado porque no le parece normal que pueda echar hasta tres polvos sin sacarla.

    Esto hace que las chicas acaben agotadas, y él está rallado porque cree que puede tener un problema.

    ¿Es normal lo que le pasa a Aitor?

  • sexo obligado

    Su novia solo quiere sexo y él ya no puede más

    Ángel de Madrid lleva seis años con una chica que solo quiere follar, y ya no puede más.

    "A veces se me 'encangrena' la polla" dice.

    Asegura que hay días que lo hacen 8 veces y que tiene una vida a parte de follar.

    "Ángel está siendo violado por su novia" bromea Mar Montoro.

    ¿Una tortura o una bendición?

  • Hipersexualidad

    Adicto al sexo: ¡mínimo diez veces al día!

    José de Granada tiene un problema de hipersexualidad: es adicto al sexo, lo tiene que hacer un mínimo de diez veces al día. Su mayor pasión es hacer crusaítos: pajear a un colega mientras su colega se la casca a él.

    En su sed de sexo, se tira a su novia, a profesionales que paga ¡y hasta a su suegra, una viuda de 46 años! ¿Sabes qué excusa ha pensado por si los vecinos oyen sus gemidos? ¡Cocretaaaaas!